Supresión de Fuego

Supresión de Fuego

null

El dióxido de carbono (CO2), denominado también anhídrido carbónico, se ha venido empleando durante muchos años para la extinción de fuegos de líquidos inflamables, gases, aparatos eléctricos bajo tensión y, en menor medida, contra fuegos de combustibles sólidos, tales como papel, tejidos y otros materiales celulósicos. El CO2 extingue eficazmente el fuego de la mayoría de los materiales combustibles, excepto en el caso de unos pocos metales combustibles e hidruros metálicos y en materiales que, como en el caso del nitrato de celulosa, contienen oxígeno disponible

Extinción fija completa para su instalación, formada por baterías de cilindros y por cilindro piloto+1 cilindro esclavo. Ambos de 67 ltrs. con 50 kg de CO2 cargados en su interior cada uno. El cilindro piloto cuenta con válvula de disparo manual y disparo automático instalado, válvula de actuación neumática, con brida, caperuza protectora de válvula, electroválvula solenoide de 12 W y 24V y el cilindro esclavo cuenta con válvula de actuación neumática. Sistema con latiguillos de descarga y herrajes metálicos de sujeción vertical a pared.
Equipo completo para su montaje final en obra. Incluye boquillas de descarga.